Profile Photo

alfonso burinotOffline

  • 0

    Posts

  • 0

    Comments

  • 342

    Views

Friends

Sorry, no members were found.

About Me

Cuando dijo esto, se levantó para marcharse. Estaba muy nerviosa se le notaba. Yo solo la dije que bajaría más tarde. Ella estaba allí de pie, sin saber bien que hacer. Me levante para acompañarla a la puerta. Pero una vez que estuve de pie. Le agarre con dos dedos de la cintura del pantalón, en el centro justo y mirándola a los ojos, veía deseo y nerviosismo. No hice más, eso la dejaría desconcertada. Cuando llegamos a la entrada antes de abrir la puerta, le dije que ya nos veríamos. Ella como contestación, sonrió un poco.

videos porno gratis
darmowe filmy porno
travestis barcelona
travestis madrid
sex filmy
porno suomi
besplatni pornici
webcams porno
webcam amateur
porno zadarmo
порно клипове
telepicha
videos gays

Acerque lentamente mi boca a la suya, para dar tiempo a que se retirase si quería, pero ella acerco también la suya y nos besamos, con mucha ternura y con pasión. Allí mismo la desabroche el pantalón, que cayó al suelo y con un movimiento de sus piernas, se salió del todo. Le toqué y estaba mojada, como lo supuse. Me agache y apartándole el tanga pase mi lengua, ella abrió las piernas, más que la otra vez, cuando la note al borde del orgasmo me pare, quería que lo deseara, pero no quería que saliera corriendo otra vez, dejamos el cochecito con la niña protegido de corriente y nos fuimos para la habitación.

La ayudé a desnudarse, seguía como cortada, cuando estuvo desnuda, yo hice igual, pero como llevaba tan poca ropa, fui más rápida. Empecé a lamer todo su cuerpo, ella aparte de gemir, no hacía nada, se dejaba hacer. Cogí una mano suya y la lleve a mi cuca, ella toco temerosamente, pero debió de excitarla el gemido que se me escapo. Se fue animando y ya nos tocábamos las dos placenteramente. Sin necesidad de decir nada, ella se metió un pezón mío en su boca, lo lamia con deseo, se notaba.

Me fui otra vez a comer su cuca y me coloqué encima de ella, de tal manera que la mía quedara a la altura de su boca. Yo mientras la comía, la metía los dedos y también intentaba metérselos por el culo, pero me pedía una y otra vez que por ahí no. Ella no se decidía a comerme mi cuca, pero si me daba placer con sus dedos. Cada vez iba estando más excitada, cuando más lo estaba, me acerque un poco más a ella y note una tímida lamida. Luego una más intensa, así poco a poco, hasta que se puso a hacerlo con normalidad. Ahora estábamos las dos dando placer mutuo, sin ninguna mojigatería.

Nos corrimos varias veces y después nos quedamos tumbadas tranquilamente, hablando, dándonos alguna caricia y nada arrepentidas por lo ocurrido, todo lo contrario.

Con Mauri y Yeray no se pudo volver a repetir, porque Eduardo para sorpresa de todos, había cogido unos días libres para estar con su sobrino. Supongo que habría más oportunidades, en otra ocasión.

Media